Líneas de trabajo e investigación de la Red

1. Producción y reproducción de la vulnerabilidad y construcción social del riesgo.

La vulnerabilidad y el riesgo no son condiciones naturales de las sociedades humanas. Lo que apreciamos como aspectos que representan aparentes fragilidades o situaciones que han de conducir a adversidades inexorables, son el resultado de procesos concretos y simbólicos, sociales e históricos, que las propias sociedades producen en su relación con los medioambientes en los que hacen vida. El estudio de esos procesos nos convoca como grupo de trabajo dedicado a la interpretación de tales resultados y nos compromete con la comprensión analítica de los mismos. La advertencia crítica sobre la producción de la vulnerabilidad y la construcción social del riesgo en las realidades observadas del presente o del pasado, conduce a llamar la atención sobre las relaciones articuladas en tiempo y espacio por dichas sociedades, con el objeto de entender sus causalidades y cristalizaciones en adversidades o en la reproducción histórica de tales condición.

2. Resiliencia, respuestas sociales, prácticas y estrategias adaptativas.

Explorar, a partir de material de origen primario y comparativo en las regiones estudiadas, la utilidad y aplicación de conceptos asociados con la construcción social de la prevención, tales como resiliencia, estrategias adaptativas, prácticas exitosas tanto dentro de la sociedad, a diferentes escalas, como de las autoridades en los diferentes momentos considerados.

2.1 “Resiliencia y respuesta social”

La resiliencia debe atenderse a diferentes escalas. Resulta necesario explorar la escala local en la que consideramos que, en el caso particular de las amenazas recurrentes como pueden ser los huracanes o los tifones, así como las inundaciones y en algunos casos las sequías, han permitido desplegar cierta resiliencia manifiesta en estrategias adaptativas, prácticas y acciones. Estas últimas resultantes de lecciones aprendidas, tanto positivas como negativas. Especial atención debe darse a los sistemas locales que podrían funcionar a manera de “alertas tempranas”, como es el caso del nilómetro en el antiguo Egipto. Seguramente existen casos similares desconocidos por no haberse dado la atención debida a estos temas. Asociado con la resiliencia, como concepto multidisciplinario y transdisciplinario, identificar la información que permita documentar otro concepto muy necesario, aunque aún poco utilizado: el de la capacidad de recuperación, que es y ha sido diferencial y diferenciada.

 2.2 “Ciencia y técnica: medidas preventivas y soluciones frente al desastre”

A partir del siglo XVIII, se asiste a una nueva valoración del papel del hombre en la naturaleza y frente a los efectos e impactos de amenazas asociadas con ella. El conocimiento de sus leyes y el desarrollo de la ciencia y la técnica, han permitido aumentar la capacidad humana para actuar sobre el medio y “controlarlo”, uniéndose a ello la fuerza que transmite un Estado potente y centralizado. En la medida en que crece esa capacidad y se hace más compleja la organización política, se hacen más evidentes los intentos por ir reduciendo, de una manera progresiva, dichos efectos e impactos así como los obstáculos que coloca ante el hombre. El desarrollo de esas nuevas ideas referidas al binomio hombre-naturaleza que se abren camino en el siglo de las Luces se plasman, en buena medida, en el programa político del reformismo borbónico y, conforme avanza la centuria, son evidentes los deseos de conocer cada vez más y mejor los riesgos naturales, sus consecuencias y los procesos consiguientes de degradación cuando no de destrucción de espacios e infraestructuras. En sintonía con ello habrá que estudiar asimismo la relación existente entre riesgo climático, geológico o biológico y la evolución del modelo organizativo territorial desde la monarquía hispánica en España y América, hasta la actualidad en las regiones consideradas.

3. Amenazas naturales y biológicas y episodios extremos.

El análisis pone el acento en el impacto de los fenómenos naturales (sismos, sequías, huracanes, ciclones, inundaciones, avenidas y granizadas) y biológicos (plagas agrícolas y epidemias) de consecuencias catastróficas y sus repercusiones socioeconómicas a corto, medio y largo plazo. Los episodios abarcan desde los históricos hasta los contemporáneos.

4. Percepción social del riesgo y lógicas interpretativas: religiosidad, cosmovisión y ciencia.

El riesgo como concepto implica un análisis polisémico, ya que como categoría de lo social forma parte de la diversidad cultural existente. Tomando esto como premisa, esta línea trabaja con las historias y narrativas que explican desde las religiones, cosmovisiones y conocimientos locales la percepción de su presencia.

5. Procesos de desastres: lo local y lo global

Los desastres son el resultado de procesos humanos cuyo impacto puede extenderse en el tiempo o estallar en instantes. Muchos de esos resultados se advierten en escalas que no siempre dan cuenta de las realidades afectadas o del alcance concreto de sus efectos. Eventualmente, los desastres pueden ocurrir en espacios tan acotados como los de una comunidad o una localidad que por lo general no se plasma en registros históricos ni logra posicionarse como una noticia. Del mismo modo, tales adversidades observadas en espacios puntuales también dan cuenta de procesos mayores y envolventes, capaces de alcanzar rincones insospechados del planeta, indicando con ello que el mundo está interconectado a través de causalidades capaces de conducirnos a pérdidas recurrentes y sostenidas. En esta Red nos enfocamos en tales realidades complejas y contradictorias, donde los desastres enseñan regularmente la creciente vulnerabilidad de todas las sociedades, y sus impactos parecen evidenciar la globalidad del problema.

6. Divulgación de la ciencia: sociedad, vulnerabilidad y riesgo

El propósito de esta línea de trabajo es realizar productos que faciliten la divulgación científica en diferentes formatos, acerca de los temas relacionados con el riesgo, la vulnerabilidad y los desastres.

7. Elaboración de catálogos, bases de datos y corpus documentales

La línea de investigación reconocida como “estudio histórico social de los desastres”, ha desarrollado a lo largo de los últimos decenios una base fáctica que ha permitido documentar la ocurrencia de desastres y su construcción social, así como las respuesta de la sociedad, de las autoridades civiles y religiosas, de la ciencia y la tecnología a lo largo de centurias a todo lo largo del mundo. Con base en la experiencia acumulada, la elaboración de catálogos de amenazas naturales (meteorológicas, geológicas y biológicas) complementarias a las existentes, con información obtenida primordialmente de primera mano e incluyendo las escalas local, regional y nacional en los lugares estudiados, constituirá una actividad prioritaria. A ella se sumará la conformación de: a) un banco de datos de imágenes asociadas a los temas del proyecto (religiosas -santos patronos, exvotos-, civiles –reconstrucción, autoridades-, etc.); b) un inventario exhaustivo de bibliografía especializada; c)  una compilación de la cartografía histórica existente (planos, mapas, cartas) de áreas afectadas; d) la recopilación de  un corpus lexicográfico (conceptos y contenidos utilizados en diferentes momentos en las áreas estudiadas).